Wednesday, November 16, 2005

Miércoles, 16 de Noviembre. Colombian Necktie Psycho.

Frente al interrogatorio:
Bueno, a las 11:20 am me encontraba al frente del salón de clases. Que qué escuchaba, no sé a qué viene al caso pero si lo cree tan pertinente estaba escuchando Come_Undone de un grupo llamado Duran Duran. Que si bailaba. Bueno, un poco. Me meneaba con algo de gracia. Testigos? Una costeña rubia a veces se pasaba con su célular, se quedó fija algunas veces pero esquivé su mirada cerrando la chaqueta y con la cabeza baja. Me miraba porque no había nada más que mirar en el pasillo, entiende. Además que me encontraba algo agotado. La causa era un nuevo ataque callejero. Me están agotando estos encontrones callejeros, entiende. Estaba esperando para hacer una llamada en Las Aguas cuando veo que a lo lejos se viene un podrido que ya me había visto hace algún tiempo. Me dice algo con una falsa hipocresía. Salgo rezongando y cruzo la calle. El punkie hippie me alcanza a lo lejos y me grita: y esa cresta qué es? punk? Le respondo en seguida: No, de marica! Veo que se enerva. Me encanta que se enerve. Ya la sangre me corre. Me dice luego de un rato: es que ud es marica o qué? Le respondo: A ud qué le importa imbécil?. Se viene a mí decidido. Se ve con muy mal aspecto y presiento que perfectamente puede cargar un chuzo debajo de su chamarra. Le grito: no quiero problemas hoy. Él cruza la calle, yo la cruzo y ambos seguimos nuestro camino. Paola sale de clase y me pasa el trabajo. Escucho Wild Boys del mismo grupo. Termina la clase, saludo a mis compañeros y salgo a hablar con el profesor. Luego de llegar a un acuerdo salgo a verme con claude_elen, de nuevo a Las Aguas. Al llegar no veo rastros de ella, así que me cuido de volver a encontrarme con el punkie hippie y le marco. Son las 12:30, por lo visto estaba media hora tarde perdido en el día. Al llegar la invito a la exposición en el colombo americano del fotográfo Edward S. Curtis. Al salir absortos por las excelentes fotografías la invito a un café y me confiesa que tiene servido su almuerzo en un restaurante cerca. Pienso que debió habérmelo dicho desde el principio. Llegamos a un pretencioso restaurante universitario cerca a la universidad llamado El Andén. Me presenta con sus amigos. Busco asiento en una mesa aparte. Puedo observar la mirada desconfiada del chico de la caja. Me harta su actitud de imbécil así que me le acerco y le compro una gaseosa. Le pago con un billete grande para que se muerda los hombros. Después de llevar media gaseosa, un chico del grupo de claude se va y me siento junto a ellos. Son meramente un grupo de críos consentidos. Me pregunto cuánto habrán sufrido realmente estos chavales. Hablan de sus cosas y parece que se estuvieran refiriendo a alguna droga prohibida. Terminan de almorzar y les propongo tomar un café. Vamos hacía el leyenda y puedo escuchar comentarios sueltos que me confunden. Una chica dice: me contaron que el mejor momento para hacer un negocio es al principio o el fin de una guerra. Le respondo: sí, pero ahora nosotros ni estamos empezando una guerra ni terminándola. Me ven confundidos. Claude entonces me confiesa que se están refiriendo a un juego virtual. Me siento algo fuera de lugar. En el Leyenda les pregunto sobre el juego con más detenimiento. Me confiesan que es su adicción, que no pueden vivir sin él, les roba el tiempo y el interés. Suena bastante divertido para mí. El chico, con cara de revelación, continúa: se trata de un gran juego de rol en línea, donde puedes conseguir amigos de todo el mundo e interactuar con ellos con el fin de conseguir tus propias metas. El juego al que hacían mención se llama Omerta, al parecer está basado en los libros de Mario Puzo y por lo visto ha ido evolucionando conforme el tiempo y ellos han sido partícipes de esta evolución conforme a lo que ha crecido su adicción hacía él. Los chavales van en busca de más dinero virtual que les permita ascender su grado en el juego, se dirigen de ese modo a las salas de informática de su universidad. Yo parto para mí casa con miles de preguntas en la cabeza acerca de los juegos interactivos. A través de la ventana de la chatarra puedo sentir las flechas de una vieja conocida mirada. Miro a través del cristal. Su voz era la misma voz incisiva de siempre. Era el "loco Frank". Su cara no había cambiado en nada, a pesar de haberse dejado crecer el pelo y unas largas ridículas patillas. Daba la impresión de un viejo Simón Bolivar con rezaca de meses. También pareció reconocerme, bajó la cara y siguió su camino. El bus siguió su trayecto. Recordé la vez que en la 60 casi me golpea junto a otro hippie por haberles dicho, ya ebrio, que la izquierda era un monumental fracaso, una canallada y que en lo que a mí concernía no había mejor sistema que el capitalista y el de la Propiedad Privada. No me pegaron aunque lo deseaban. Era como haber personificado el enemigo perfecto en ese instante. Frank alzaba la mano y me decía: Hail Hitler, Hail Hitler. Les decía que no era nazy por creer que la izquierda era una mierda. Ya en casa veo una película estúpida en FX. Luego trato de ver Mucha Música. entro al ciberespacio un rato. Voy a la cita con la psicóloga. Al salir busco una avena en la tienda de la avenida. Puedo ver una luna radiante encima de los tejados de una ciudad asesina. Siento que todo podría tener sentido ahora que hay luna, que todo se puede tratar simplemente del efecto de las mareas. Regreso a casa. Más ciberespacio. En MSN le digo a Kira que deberíamos asaltar un Indumil, robar un coche convertible, encerrar a una universidad entera y dar muerte a todos, luego dirigirnos hacía Venezuela: Allí yo sería boxeador y ella una jíbara con clase.










Fin del interrogatorio.

4 comments:

Otro maldito día de frustraciones de loco said...

¿inconforme? ¿o será simplemente mi leve impresión?
¿Cómo se podría estar conforme con esta sociedad de mierda?
Vacano tu plan de ser boxeador.

chacal said...

me uno a la propuesta de robar un coche en indumil.

wintermute said...

Falled angels: "Quisieras encontrarte a una prostituta que lo brinde gratis". Es lo q uno busca siempre en los bares de Night city, perpetuando el dia en una estupida busqueda de amor. Pero claro, uno se viene a dar cuenta, con el tiempo, que el amor de la vida no lo encuentra uno en los bares, simplemente porq no van a los bares q va uno, no beben como uno ni se drogan como se droga uno, entonces uno se conforma con un polvo esporadico. Bieen esporadico.
El podrido q lo molesto como es? sera posible que sea el mismo q me molesta cuando estoy en las Aguas? q no lo he golpeado porq, una vez estaba con un tipo q es un caballero y me daba pena, y la otra, con mi novia. Si es el mismo hay q darle sentido a esta ciudad de pesadilla, mancharnos del color del asfalto y darle caceria. Es muy facil.
Siempre he querido robar un auto para irlo a arrojar al abismo q hay en la carretera que va de Neiva hacia el sur, el Magdalena el fondo, un abismo q bien podria contener el sistema solar. Joder, pero ni siquiera aprendi a conducir.
Un saludo a la Interzona.

Lightning Anne said...

Hola Luigi boy. Primero quiero decirte que me gustó tu retrato. Me pareció gracioso que saliera la luna, como un brillante lunar blanco en la oscuridad de la noche y un poco más abajo salga ese bombillo haciéndole una competencia infructuosa.
Por otro lado, nunca he comprendido a esos chicos que van por la calle con la intención de golpear a otros porque sí, realmente no lo entiendo. Para mi violentar a otro como diversión es una estupidez, sinceramente.
"Inconforme"...qué rayos es eso?
Abrazos