Thursday, December 15, 2005

Jueves, 24 de Noviembre: HALLUCI - NATION

Acongojado no doy razón de nada ni de nadie, mas de los sueños que alguna vez tuve... En esa semana había sido presa de un extraño sueño que me tenía mucho más desconcertado que nunca. Al primero en comentárselo fue a Eme. Chico, respondió, finalmente salen a la luz tus inclinaciones sexuales. Luego se acercó Paola y nos preguntó sobre qué hablábamos, no quise responderle pero Eme se me adelantó y le contó todo. Chico, fue lo que comentó, por fin vas a reconocer tu verdadera naturaleza femenina. Fuck You, les dije. Así que tomé el trípode que Eme me acababa de prestar, me despedí de la profesora y me largué apresurado puesto que ya iba tarde a la cita con Jay. Los audífonos jodían una vez más. Juro solemnemente que si me vuelvo millonario algún día indemizo de por vida al inventor que logre crear el par de auriculares que me aguanten algo más de un mes. Sólo podía escuchar por uno, así que me quise incorporar a la dinámica que la prisa me exigía: Infected Mushroom sonaba con tanta fuerza que haber tenido dos canales de salida para su psicodélico sonido hubiese rayado en lo criminal. Bajando por el camino de la gran mole que conocemos como Biblioteca observe a uno de los canallas que perpetró contra mí la vez pasada. Me detuve y lo observé con tranquilidad. Ven amigo, sí, tú, el hip hopper con cara de chupavergas, ven tú, solito, ya que no estás con esa pandilla de criminales con los que te refugias, uno contra otro, una pelea justa ¿has escuchado ese término o tal vez tu lingo rapper lo desconozca? Soy un chico que viste de negro y no le teme a un lamevergas de ropa ancha, vamos a desmadrarnos. El rapper siente el oprobio de mi mirada, trata de buscarla pero la rechaza apenas la encuentra, fija y envenenada. Escucho ahora a todo voltaje Nine Inch Nails, me dirijo hacía su apestosa existencia de imitación de reggaetoner, le arranco la gorrita de beisbol, escupo en esos estúpidos ojos de intoxicación herbal. Le propino un golpe a esa estúpida jeta cuadrangular con el trípode. Le muerdo un brazo y le arranco un pedazo de piel. Grito: Muerte al rapper latino, muerte al rapper cobarde. Puede balbucear un: No, man, please don't do this to m... Qué, qué dices asshole, le respondo con un certero golpe en todo su trasero con el gigantezco trípode del señor Eme. Un bulto de carne envuelto en ropas anchas yace en medio de la improvisada plazoleta que circunda una mole llamada Biblioteca. Observo las horas que se deslizan en los relojes y me apresuro para la cita con Jay. Tomo un pequeño bus que se esfuerza todo lo posible por andar lento y joderme la existencia. Me la tomo con calma y trato de esquivar el pretencioso sol que atraviesa los cristales oxidados de las ventanillas. Jessica vuela, ahora probablemente se encuentre en un paisaje del Congo, rodeada de miles de anchas espaldas de hombres con una piel hermosamente envuelta en la espesura de su oscuridad. En la 63 con séptima me bajo. Pasando por el Carulla encuentro los hermosos ojos desorbitados de A. Piam. Iba hablando en un tono desenfadado con el Demonio. Los saludo y les grito: para dónde van par de locos desquiciados? Me responden: Al edificio condenado, quieres unirte Luis? La pienso dos veces. Sigo derecho, paso por Lourdes y puedo ver a dos hermosas adolescentes punkeras. Me pregunto por qué tanta razón de decadencia en dos jóvenes tan lindas, esa tristeza que lo albergó todo bajo la apariencia de rudas crestas, taches, medias de mallas. Vidas que se pierden con el suave ronroneo de millones de pastillas rubinol. Ahí va Luis, le dice una a la otra. Se me acercan y yo salgo corriendo. Puedo ver como un automóvil estrella a un muchacho de cresta ridícula. La manera en que los pepos siempre mueren: los carros. Les grito desde el otro lado de la orilla: I'm a Spaceman, in another space and time. Cruzo la calle donde los ladrones se ferian las carteras de las desprevenidas provincianas. En la estación del transmilenio puedo encontrar con facilidad la alta figura de Jay. Me hago la estatua y él me captura con su miope vista. Vamos hacía la Fundación Universitaria de Los Libertadores. El sol me aplasta prepotente. Jay planea la manera más efectiva para poder ser aceptados dentro de la comunidad internacional de Tecnopaganos. A pesar de compartir la mayoría de creencias del movimiento y de profesar admiración por la Sant@rlan, no puedo tolerar la idea de la vida eterna. No obstante lo que me fascina de este tipo de movimientos y por la cual me considero más cercano a la ideologia cyberpunk es en la apelación al mejoramiento de la condición humana por via tecnológica. Ya el cuerpo no ofrece nada más por sí sólo. Fue el principio de la primera generación de profetas de la era psicodélica los cuales ahora optan por el desarrollo de la técnica para acceder a las experiencias de percepción más allá de las limitaciones sensoriales y epistemológicas que conciernen a la condición orgánica humana. I wish I was Half Electronic. The last Shreds of skin are in the sweet sunling. And I've turned into this smiling, snarling monster. As I watch the walls descend, as I watch the walls descends like stars. En la entrada de la fundación entrego mi denuncia de pérdida de documentos a la señorita de la recepción. Entramos a la sala de espera de la facultad. Le cuento mi sueño a Jay. Todo sucede como una absurda escena de película porno. Estoy frente a tres rubias desnudas con inmensas tetas y labios rojos de silicona ardiente. Una me besa apasionadamente y siento que su lengua me quema con un ardor sexual extraordinario. Otra se masturba distante. La tercera se acerca con su brillante carne blanca, convertida en toda una criatura del uso sexual. Me sienta en una cómoda silla de dentista y empieza a besarme todo el cuerpo desnudo. Me chupa la verga un rato, con una concentración de matemático impresionante. Finalmente me levanta el pene sólo para encontrame un segundo sexo, un sexo femenino. Ahora estoy provisto de vagina y pene. El descubrimiento parece divertirla junto a sus amigas. Se acercan todas y comienzan a jugar con mis dos sexos. Soy una hermafrodita devorada completamente por el embrujo de tres brujas pornográficas. Una se lame golosa un gigantezco y firme dedo acabado en esmalte carmelita. Con el mismo dedo me penetra, yo grito del placer y cada vez el ritmo del dedo es más consistente y fuerte, el gozo incrementa y yo despierto en la más inmensa tristeza, soledad y aturdimiento de mi alcoba. Eins fur mich eins fur dich gibt es nicht fur mich. Jay desenmascara el carácter abyecto del sueño: Luis, tú de hermafrodita serías horrible. Mientras esperamos cruza una forma femenina que más coincide con las formas de las porcelanas que de las mujeres ordinarias de la calle. Bajo al baño y en las escaleras me reconoce alguien. Se trataba de una antigua profesora: Nancy Ballestas es su nombre. La recuerdo porque alguna vez en clase para tratar de abreviar la definición de lo que se trataba la cultura híbrido me señaló: Por ejemplo Luis, fiel representante de la cultura híbrido. Joder, qué incómodo fue. Recuerdo que también gracias a ella gané un mal merecido premio sobre un trabajo de culturas híbridas. En realidad quise hacer un trabajo muy bueno sobre la hibridación cultural que se presenta actualmente en las culturas de razas negras y como ejemplo paradigmático la fusión cultural que se vive en el GalaxCenter de la carrera 10 con 19. Desafortunadamente mi compañero de trabajo, un tal Camilo Rojas, optó por la pésima idea de la formalidad. Quiso hablar con el supervisor del centro comercial para pedir permiso para el trabajo y lo que logró fue brindarle un rato de diversión a nuestras expensas al maricón encargado. Le insistí a Camilo: joder Camilo, si esos negros son mis parceros, si hablamos directamente con ellos no pasa nada. El muy estúpido bobalicón lo que hizo fue decirme que lo mejor sería "ahorrar" problemas y hacer las cosas por el buen camino. Fuck el buen camino mi amigo, ese camino no conduce a nada. Por ese camino obviamente no conseguimos nada sino puertas cerradas.. así que nuestro trabajo se estropeó por la ineptitud y corrección de mi compañero: me enfadé y le dije: haz tú esa mierda, I'm Done. Lo que hizo fue un collage vulgar, horrible y de mal gusto de zapping de televisión. El hecho de que hubieramos ganado se debió sencillamente a que yo estuviera involucrado en el trabajo y definitivamente todos mis compañeros pensaban que yo era un espécimen híbrido por esencia, por eso nos escogieron, por eso ganamos. Qué mierda ganar por ser lo que uno más odia. No obstante, a pesar de estar en el mismo sitio en el que me condecoraron y de ser la misma profesora que me premió, no pude dejar de sorprenderme que me recordara. Me fastidia esa idea de ser recordado, siempre busco ser olvidado lo más pronto posible y pasar lo más desapercibido. Finalmente llegó el profesor llamado Vespaciano Jaramillo, jefe de redacción del periódico La República. Le hicimos la entrevista. En la entrevista mi único aporte fue acomodar la cámara al trípode. Mientrás el profesor respondía a las preguntas de Jay sentía mi cabeza pesada y solía cerrar los ojos por algunos intervalos de tiempo. Vespaciano Jaramillo a veces se sorprendía de mi desfachatez y volteaba a mirarme. Asentía tontamente con la cabeza y volvía a perderme en medio del pesado sueño. Nos despedimos finalmente del profesor y salimos de Los Libertadores. El sol pegaba duro afuera y yo sentía el hambre en mi cuerpo. Tenemos que comer algo Jay. No, no hay tiempo Luis, ya es hora de clase. Tomamos un bus por la séptima. Recordé los días en que las luces de la ciudad nos abrigaban, escuchábamos chill out, hablábamos de filosofía barata, cantábamos, nos abrazábamos y el ritmo de las pulsaciones cardiacas aumentaba, la cerveza escaceaba y en cada instante bajábamos por más en el vecindario de los muertos. Al llegar a la Universidad al primer sitio al que nos dirigimos fue hacía el Oma. Una banda de rock aullaba por la terraza. La degeneración del sueño de rockstar que nos vendió Mtv, dije a Jay. Jay se lamentaba por el destino de la Fender stratocaster que chapuceaba el intento de diva. Esta banda de niños lindos me hizo recordar a las bandas para niñas como Hoobastank o Bratz. Hace mucho se perdió el verdadero espíritu y ser del rock para volverse cosa de retrasados mentales(léase: Peinados Nuevos, Juanes, mezclacintas, Lascivia, Divagash, koyik-utho, San Alejo, 1280 almas, Octubre Negro). Un David Bowie, Iggy Pop o Lou Reed por estas tierras no florece ante la aridez mental de los músicos. Jay me dice: Luis, en realidad tenemos que hacer algo, tenemos que tocar. Pienso que siempre es la misma mierda con Jay. Jay en realidad es talentoso, canta bien y toca bien, tiene espíritu y alma de verdadero rocker, pero joder, jamás puedes programar nada con él. En clase la profesora invita a un cucho que trabaja en la bolsa para hablarnos del dinamismo de la bolsa. El auditorio se entusiasma al escuchar que el invitado es egresado de la Universidad. Jay hace intervenciones sobre el pasado de la Universidad. El viejo no deja de quitarnos la mirada durante toda la exposición. Luego, averiguaría Jay, el profesor comentaría su sorpresa al ver un ramo de extrema izquierda en el salón. Mierda, me retorcí, nada más ajeno a mí que los estúpidos ideales de la izquierda, a mí que no me metan en ese paquete. Soy un chico de derecha de avanzada, Uribista y tales, nada que repudie más que un maldito monje ortodoxo de la izquierda. Salimos en medio de clase y nos despedimos. Proseguí al sur de la ciudad muerta donde los ecos sopesan las presencias.

6 comments:

Lain said...

Ese es el Luis que conozco!!! esos son sus textos de verdad, los que siempre me han gustado. Lástima que Lain salió de órbita a cambio de Jessica, pero en realidad prefiero las épocas de Jessica,travesties y drogas. Lo felicito, es un buen capítulo. PD. se trata de un diario, no?.Ojo ;) Un beso. Kira

onetwistedfuck said...

andaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa que ya me acorde que este man es el de los chorreros de palabras en los coments (y en los post too por lo que veo juemadre)

Tadeshina said...

Qué pasa con la popularidad de su blog?. Sólo dos comments?....dónde están sus contactos, y winter?

wintermute said...

Winter estaba perdido en la infecta jungla del pacifico, rodeado de malaria y pesadillas.
Ya saben. El horror, el horror.
Ahora estoy rodeado de montones de papeles, compromisos, citas, reuniones, llamadas, cosas por el estilo.El horror, el horror.
Es un buen capitulo, todo speed y ansias de violencia. Al hopper habia que darle muerte en vez de una simple paliza, pero para ser franco no vale la pena.
Un abrazo herr artiste.

luisillo said...

Hi, ich weiss nicht ob du mich verstehen wirst, aber egal, etwas Deutch schadet nicht, oder? ich heisse auch Luis und in irgendwelcher Art schreibe ähnliche Sachen, Got ist das peinlich.

onetwistedfuck said...

un visitante: uy que mierda es esto?

un blogger novato: ud esta muy tostado man

un propietario de spaces: que me cago en la leche. que no te he sabido entender ni media

un blogger normal: saludossssssssssssss

un blogger amigo: ud escribe la chimba: visiteme el sitio, escribo igual

YO: este... como que esta vaina ya la habia comentado y hasta ahora es que leo un poco ala... mmm, prefiero el olor a gasolina